Carencia Cofidis
¡Abierto por vacaciones! Durante toda esta semana, incluidos los festivos 6 y 8 de diciembre, te atenderemos telefónicamente de 9 a 23 horas. ¡Aprovecha este puente para elegir entre nuestra gran selección de productos al mejor precio!

Conducción y somnolencia

La somnolencia es una de las principales causas de accidentes, comparable con la ingestión de alcohol o drogas. Prevenirla es fácil si se tienen en cuenta unos consejos básicos. Para ello, debemos tomar conciencia que delante del volante no sólo nuestra vida está en juego, sino también la de otro conductores o peatones.

 

Carnet por puntos y campañas públicas y privadas persiguen un único objetivo: disminuir los accidentes de tráfico. La somnolencia es una de las principales causas. Sin embargo, más allá de las distintas medidas de concienciación, la responsabilidad individual de cada conductor es fundamental para evitar distracciones que, lamentablemente, pueden desembocar en graves accidentes automovilísticos.

Las consecuencias de conducir con sueño

La falta de un descanso adecuado altera la capacidad visual y la atención del conductor. Así no se extrañe si, después de una mala noche, nota que su agudeza visual o su capacidad de reacción se ven afectados. De esta manera, usted no reaccionará a tiempo ante cambios en el camino, acciones de otros conductores y obstáculos, causas de posibles colisiones. Además, una somnolencia excesiva aumenta el mal humor y la conducción agresiva.

Para evitar todo esto, es necesario que esté atento a las advertencias que le indican que no debe continuar conduciendo. Estas señales son, entre otras, la dificultad para mantener los ojos abiertos, bostezar repetidamente o problemas para mantener la cabeza erguida. Además, se debe preocupar también si durante la conducción no se puede concentrar o tiene pensamientos incoherentes.

También es peligroso si no recuerda los últimos kilómetros que ha conducido, conduce muy cerca del vehículo que va delante o se pasa las salidas de vía. Si, además, rebasa la línea de delimitación de la carretera, le aconsejamos que detenga su vehículo y no reanude la conducción hasta no haber descansando lo suficiente. No se deje engañar por los trucos populares como subir el volumen de la radio, abrir la ventanilla o quitar la calefacción. Nada de todo esto vencerá al sueño.

Consejos básicos para prevenir accidentes

Cada vez que nos ponemos al volante con sueño estamos poniendo en peligro tanto nuestra vida como la de otras personas. Aunque en los trayectos habituales también se puede tener algún accidente, es a la hora de realizar un largo viaje cuando debemos extremar las precauciones.

Por eso, es muy importante que la noche anterior descanse más de 6 horas y evite totalmente la ingesta de alcohol o de medicamentos que puedan interferir en su capacidad visual o su agilidad mental.

Una vez iniciado el viaje, haga que su acompañante esté atento igual que usted a las señales de tráfico. Procure no conducir o, al menos, extreme la precaución si conduce de 2 a 6 de la madrugada o entre la 1 y las 4 de la tarde, pues son horarios habituales del sueño.

Además, es muy importante que descanse como máximo cada dos horas. Durante estas paradas, es recomendable caminar un rato, tomar alguna bebida energética o con cafeína, pues se trata de sustancias inhibidoras del sueño.

Por otra parte, si se realiza alguna comida en estas paradas, no debe de ser copiosa ni pesada. Beber mucha agua y tomar chicles o caramelos cuando se reanuda el viaje también ayudarán a mantener los sentidos despiertos.

En cuanto a las condiciones del viaje, el habitáculo del vehículo debe estar bien ventilado y con una temperatura correcta, ni con frío ni con calor. Además, no es recomendable la música relajante. Es preferible que, si va acompañado, el copiloto le dé conversación. Realizar cambios frecuentes en las marchas también le ayudará a estar más atento.

Además, como habrá oído y leído hasta la saciedad, el uso del móvil o del GPS puede causar despistes peligrosos. Y por último, lo más esencial, mentalícese que va a realizar un viaje largo y no debe establecer ningún récord de tiempo, lo más importante es llegar.

El caso atípico de España

España es el país de la siesta por antonomasia. Sin embargo, nuestro país también tiene una serie de singularidades con respecto a los horarios y al descanso que están detrás de muchos accidentes de tráfico. Según el informe “Fatiga y Conducción 2008” publicado por RACE, tres de cada cuatro españoles han conducido alguna vez con síntomas de fatiga.

Para la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), esto está claramente relacionado con nuestros horarios, pues en España nos acostamos tarde y nos levantamos temprano. Los horarios laborales y los largos trayectos hasta el hogar restan tiempo para compartir con la pareja o la familia. En consecuencia, la cena se hace tarde y, influenciados por las tardías programaciones televisivas, también nos acostamos tarde.

El resultado es que en España dormimos muchas menos horas a la semana que en el resto de Europa. Establecer unos horarios más regulares y similares al los de los países europeos más desarrollados debería ser una de nuestras principales prioridades.

Este texto es propiedad de Home Store S.L. y está inscrito en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana. Se prohibe la copia o reproducción total o parcial de este documento, por cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento de la empresa.

Volver
Razones'
Paga + tarde'
Intermon'
Guía del descanso'
Versión clásica
	a: 0
b: 3.0994415283203E-6
c: 0.012859106063843
d: 0.01318097114563
x: 0.013185977935791
e: 0.032546043395996
f: 0.032563924789429
g: 0.032604932785034
h: -1481171480.5391
i: 0.032607078552246
j: 0.03356409072876
k: 0.036777019500732
l: 0.037061929702759
m: 0.037703990936279
n: 0.037984132766724