Carencia Cofidis

Fundas de sofás

La utilización de fundas para los sofás es una forma de alargar la vida útil de estos muebles. El motivo principal de su uso es que no se ensucien y estropeen los sofás. Pero también tienen una doble función, y es la de proporcionar una estética diferente al salón o donde estén colocados.

Un sofá se convierte en un espacio destinado a la lectura, ver la televisión, charlar, echar una siesta, donde los niños juegan, incluso donde comer algo. Así que, si tu sofá no luce como el primer día pero no quieres deshacerte de él, la mejor opción es renovarlo mediante una funda de sofás. Se le puede dar una nueva vida y aspecto al sofá colocándole una cubierta que se adapte a su forma.

 

 

Es importante que al comprar la funda del sofá busquemos una funda que se adapte a la decoración del salón y sobretodo que sea una funda cómoda de poner y quitar, fácil y rápida de limpiar y que no se mueva constantemente.


Cuando pensamos en fundas de sofás, se nos viene a la cabeza algo anti estético y feo, pero actualmente existen en el mercado materiales que se adhieren mediante tejidos elastizados, velcros y cintas ajustables. Además, hay empresas que hacen fundas a medida para que la adaptación sea perfecta.


El precio de las fundas hechas a medida es más elevado que las fundas de sofás universales. Existen fundas lisas, estampadas, de varios colores, materiales y estilos, y a prueba de niños y mascotas. Con las fundas de sofás se pueden vestir sofás de todas las medidas; 1,2,3 y 4 plazas y con o sin chaise longue. Además, sillones relax y sillones orejeros. 

Hay en el mercado tres tipos de fundas para los sofás: plaids o grandes fulares, fundas elásticas y fundas bielásticas.
 

  • Los plaids o grandes fulares es una tela grande con múltiples funciones. Sirve tanto como funda para cubrir el sofá, como para la cama.
     
  • La funda elástica está fabricada con materiales que llevan fibras, como el elastano. Esta funda elástica, se ajusta perfectamente al sofá siendo como una segunda piel.

  • La funda bielástica tiene las curvas y forma del sofá y lo cubre de una manera muy sencilla. Para que la adaptación sea perfecta, la funda puede llevar velcros y cintas elásticas en sitios estratégicos para que no se aprecien pero no siempre es necesario.

Mientras las fundas elásticas con elastómeros o licras solamente estiran en un sentido, generalmente al ancho, los bielásticos lo hacen en dos sentidos, al ancho y al largo. Por lo tanto, la funda de sofá elástica se adapta en anchura al sofá y con los bielásticos también se consigue en altura, quedando perfectamente pegado a la forma del sofá.
  Y ahora, solo queda medir tu sofá y elegir que tipo de funda que más se adapte a tus preferencias.

 

 

Este texto es propiedad de Home Store S.L. y está inscrito en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de la Comunidad Valenciana. Se prohibe la copia o reproducción total o parcial de este documento, por cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento de la empresa.

Volver
Razones'
Paga + tarde'
Intermon'
Nuevas Oficinas'
Versión clásica
	a: 0
b: 5.0067901611328E-6
c: 0.024634122848511
d: 0.025146007537842
x: 0.025151968002319
e: 0.044124126434326
f: 0.044131994247437
g: 0.044228076934814
h: -1481422199.7617
i: 0.044229030609131
j: 0.045565128326416
k: 0.049991130828857
l: 0.050267934799194
m: 0.050575971603394
n: 0.051314115524292