Carencia Cofidis

El viscoelástico, la clave del colchón

Para garantizarle que el colchón viscoelástico le proporcionará un correcto descanso, deberá cumplir al menos con estas premisas básicas:

-Cantidad mínima recomendada: 7 cm. A mayor cantidad de material, mayor sensación viscoelástica.

-Densidad. Los colchones viscoelásticos se dividen en tres densidades: baja (50 kg/m3), media (65-70 kg/m3) y alta (80-95 kg/m3). Cuanta mayor sea la densidad del producto, mayor confortabilidad, pues el cuerpo del durmiente se reparte entre más cantidad de material. Sin embargo, debe tener en cuenta que la densidad de un material sólo es comprobable a través de un análisis del mismo. Por esta razón, para evitar fraudes en cuanto a la densidad, debe exigir siempre un certificado elaborado por un laboratorio independiente en que se acredite la densidad exacta del colchón.
Es importante señalar que la cantidad de viscoelástico ha de ser proporcional a la densidad, pues con una cantidad excesiva de esta material de baja densidad obtendríamos un colchón muy blando, mientras que pocos centímetros de viscoelástico de alta densidad ofrece una sensación final de extremada firmeza.

 

-Viscoelástico estándar o viscoelástico natural. Todo el material viscoelástico se realiza a través de un proceso químico. Sin embargo, en el viscoelástico natural se eliminan componentes derivados del petróleo y se sustituyen por otros de origen vegetal. El resultado es un producto más higiénico, ecológico y saludable para el durmiente. Las propiedades características del material viscoelástico son comunes a ambos tipos de producto. Sin embargo, el viscoelástico natural tiene un olor mucho más agradable y aporta una sensación más suave durante el descanso.

-Viscoelástico espumado (poro abierto) o moldeado (poro cerrado)*. La principal diferencia entre ambos tipos de viscoelástico reside en la sensación que aportan cada uno de ellos. En el espumado se generan poros más grandes que en el moldeado. Por ello, la circulación del aire es más rápida, disminuyendo en gran medida la sensación viscoelástica. El espumado ofrece una calidad correcta a un precio económico. Sin embargo, para una calidad superior y un perfecto confort, factores clave en el descanso, el viscoelástico moldeado es la mejor elección.
(*)Si tenemos en cuenta la fabricación del viscoelástico de poro abierto y de poro cerrado, esta distinción es errónea pues el moldeado no tiene el poro cerrado, sólo más pequeño.

Razones'
Cofidis'
Intermon'
Guía del descanso'
Versión clásica
	a: 0
b: 5.0067901611328E-6
c: 0.021028995513916
d: 0.021628141403198
x: 0.021634101867676
e: 0.028429985046387
f: 0.028443098068237
g: 0.028458118438721
h: -1480817284.3552
i: 0.028460025787354
j: 0.029897212982178
k: 0.035125017166138
l: 0.035356998443604
m: 0.035611152648926
n: 0.036154985427856