Carencia Cofidis

El soldado

Se trata de dormir boca arriba y con los brazos extendidos y pegados al cuerpo. Como su propio nombre indica, esta posición es propia de personas con unas normas de conducta muy férreas, que se exigen mucho y, a la vez, esperan mucho de los demás. Sus metas son elevadas pero, para alcanzarlas, se mantienen tranquilos y reservados.

Pese a que, dormir boca arriba es muy beneficioso para la espalda, también es cierto que los durmientes en esta postura son más propensos a los ronquidos, las pesadillas y a padecer la apnea del sueño. Esto contribuye a aumentar la presión arterial y los problemas cardiovasculares. Además, puede generar problemas gastrointestinales y en personas obesas impide la respiración.

Razones'